12 / 05 / 2020

Ha aumentado en un 70% los casos de violencia contra la mujer durante la Pandemia

Existen diversos medios de denuncia y apoyo para aquellas que viven esta lamentable situación. Es importante que no pierdas el contacto con vecinas, amigas, familiares y parte de tu comunidad. Prevenir la violencia es tarea de todas y todos.

La Pandemia del COVID-19 no es sólo una cuestión sanitaria, sino que provoca una profunda conmoción en nuestras sociedades. Una de ellas es la violencia contra las mujeres, la cual ha aumentado significativamente desde el decreto de cuarentena y aislamiento, registrando un 70% más de casos por violencia intrafamiliar en los hogares chilenos (Fuente: Sernameg).

Para muchas mujeres que viven violencia en contexto de pareja, las recomendaciones sobre “quedarse en casa para estar a salvo”, han vuelto más difíciles sus vidas. ¿Qué ocurre si el hogar es donde ellas se sienten más inseguras?

Para algunos la familia puede ser un espacio de cuidado y contención, pero en otros casos la convivencia puede generar conflictos y tensiones, sobre todo cuando es obligatorio permanecer en el mismo techo con la persona que ejerce maltrato. Las probabilidades de experimentar distintos tipos de violencia se agudizan, aumentan las agresiones y el aislamiento puede acrecentar el riesgo que corren las niñas y mujeres en el espacio doméstico.

Recientemente se decretó cuarentena en San Joaquín y en varias comunas de la Región Metropolitana, por tanto, es de suma importancia que nuestra comunidad conozca las redes de apoyo para estas situaciones. Desde el Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género está a disposición el Fono de orientación 1455, servicio gratuito y confidencial tanto para las mujeres que viven violencia como para un testigo de violencia contra las mujeres o de género, y para quienes no puedan hablar por vía telefónica existe el “Whatsapp Mujer” +56 9 9700 7000 servicio confidencial y con atención 24/7 por especialistas en violencia, que guiarán a las personas que lo utilicen a través de un protocolo de apoyo. Además, en caso de encontrarse en una emergencia puedes comunicarte al Fono Familia 149, a Carabineros 133 y a la PDI 134.

Diferentes son las medidas que ha tomado el municipio para acompañar y orientar a quienes han debido enfrentar este tipo de situaciones durante esta crisis sanitaria. Uno de los organismos que se encuentran en la comuna apoyando esta labor es la Corporación de Desarrollo Integral de la Familia CODEINFA, la cual brinda atención psicológica, social y legal a las mujeres que lo estén vivenciando, bajo la modalidad de videollamada o contacto telefónico en este contexto de cuarentena. La forma en que las mujeres pueden tomar contacto con ellos es vía correo electrónico, escribiendo a centrodeatencion@codeinfa.cl o llamando al +56976606259.

Frente a la complejidad que rodea este tipo de situaciones, San Joaquín cuenta, además, con el trabajo que realiza el Programa de Prevención de Violencia Contra las Mujeres, el cual brinda orientación a mujeres que sufren violencia, y tiene como principal labor abordar desde el rol preventivo la violencia contra las mujeres y de género, a través del trabajo con la comunidad, específicamente con adolescentes, jóvenes y personas que se vinculen con jóvenes. Puedes contactar a este programa por medio de la encargada Danitza Salinas al correo danitzasalinas@sanjoaquin.cl

¿Cómo prevenir la violencia contra las mujeres desde los hogares?

Es relevante tener en cuenta que la educación no sólo se entrega en los espacios formales de enseñanza, sino también en la familia, espacio central en donde los niños, niñas y jóvenes aprenden como desarrollarse en una sociedad democrática, comprendiendo de manera respetuosa las diferencias y en la que exista una convivencia realmente igualitaria entre quienes la integran. Sin embargo, muchas veces, sin saberlo incluso, les enseñamos a reproducir las desigualdades de género, como lo es la violencia contra las mujeres.

Por ello es importante que se consideren las siguientes formas de prevención y detección temprana de la violencia en el hogar:

  • Dividir las labores dentro del hogar: No existen labores para hombres o mujeres. Todos y todas podemos aprender, es nuestra responsabilidad saber cocinar, lavar, planchar, para ser personas autosuficientes. Incluso los niños y niñas pueden realizar tareas simples, como hacer su cama o poner la mesa.
  • Compartir en pareja la crianza:  Es importante que tanto el padre, la madre y/o el adulto responsable, puedan darles de comer, vestir, bañar, jugar y contener. Estas no son tareas exclusivas de la madre o figura femenina. Así, verán que tanto hombres como mujeres pueden ejercer diversas labores y no atribuir estas acciones a uno solo.
  • Transmitir que las relaciones afectivas se basan en la igualdad y el respeto: Las niñas y niños siempre observan todo, más aún lo que ven en su entorno más cercano, por ello es importante mostrarles cómo las personas adultas valoran lo que su pareja y otras personas realizan, que demuestren el cariño que sienten, y que, pese a las diferencias, mantienen el respeto.
  • Enseñar que la violencia no es necesaria para solucionar conflictos: Demostrar que el diálogo es la mejor manera de resolver las diferencias y que tener desacuerdos es común, ya que todos somos diferentes. No siempre estaremos de acuerdo con un otro, por tanto, la capacidad para dialogar con respeto es necesaria para llegar a acuerdos.
  • Cuestionar la normalidad de ciertas situaciones: Los medios de comunicación muestran constantemente una forma de relacionarnos en pareja, ya sea a través de películas, series, telenovelas y redes sociales. Exponen que los celos, la posesión y el control sobre la pareja como la revisión del celular, son una forma de demostrar cariño. Sin embargo, esto corresponde a formas de ejercer violencia en la pareja y, por tanto, debemos reflexionar para desnaturalizar estas prácticas.
  • Identificar señales de alerta temprana: Al encontrarte en una relación amorosa pueden ocurrir situaciones que te alerten respecto a que estas viviendo violencia, y muchas veces las dejamos pasar por miedo a la reacción de tu pareja o por la dificultad para asimilar que es algo que te está ocurriendo. Le puede pasar a cualquiera. Por ende, es necesario tomar los resguardos necesarios, mantener contacto con tus amistades, familiares y frente a alguna situación de violencia pedir ayuda. Si conoces a alguien que podrá estar viviendo violencia, acercarte y mantén el vínculo, para que sepa que no está sola.

No pierdas el contacto con vecinas, amigas, familiares y parte de tu comunidad por medio de redes sociales. Prevenir la violencia es tarea de todas y todos.