23 / 04 / 2020

Niños en cuarentena, ¿cómo enfrentar la emergencia sanitaria?

El no salir de casa puede llevar a los menores a presentar cuadros ansiosos u otras dificultades. Por ello, transmitir tranquilidad y seguridad es una labor diaria que deben efectuar sus padres y cuidadores.

La suspensión de clases y la solicitud de permanecer en los hogares se ha convertido en un verdadero drama para algunos adultos. Y es que entretener a los más pequeños y mantenerlos en cuarentena no es fácil, mucho menos hacerlos comprender la situación que estamos enfrentando.

Por ello, lo primero que recomiendan los expertos es conversar con ellos sobre el COVID-19, con información cierta y apropiada para su edad. “Los niños, al igual que los adultos, estamos enfrentando a una situación que genera mucha incertidumbre y angustia, ante la cual todos reaccionamos de formas diversas. Los niños no solo vieron afectada su rutina, sino que también deben darle sentido a lo que está pasando, por eso se tiene que hablar con ellos y responder sus dudas sobre la contingencia: por qué están encerrados, por qué no van al colegio, por qué no pueden jugar con sus amigos, es decir, por qué este cambio. Como adultos debemos responder al nivel del niño, de manera simple y de forma directa. Los niños son como esponjas, por lo que no solo el contenido es importante, sino que también el tono con el que podemos decirles la información; ese tono les debe dar seguridad”, explica Marcela Sandoval, encargada comunal de Salud Mental de la Dirección de Salud de la Municipalidad de San Joaquín.

Ambiente acogedor

Es importante proporcionar a los niños y niñas un ambiente grato, que les ayude a encontrar formas positivas de expresar sentimientos como el miedo y la tristeza. “Converse con ellos. Algunas veces participar en una actividad creativa, como jugar y dibujar, puede facilitar este proceso. Esto les da seguridad. Los niños en estas situaciones de incertidumbre necesitan estas rutinas de seguridad frente a esta enorme inseguridad y eso tiene que ver con proveer rutinas, horarios, estudios y un espacio de ocio”, comenta Marcela Sandoval.

Rutinas familiares

Trate de mantener las rutinas diarias tanto como sea posible, especialmente si los niños y niñas están aislados en su hogar. Anime a los pequeños a continuar jugando y socializando con otros, utilizando el teléfono o videollamadas.

Muestras de cariño

Durante las crisis es normal que los niños y niñas busquen más apego y sean más exigentes con sus padres o cuidadores: “Hay niños y niñas que requieren más afecto, se ponen más dependientes, porque detrás de eso hay, probablemente, un menor que se siente inseguro y ahí está esta figura del adulto que debe proveerle soluciones concretas y prácticas que tienen que ver con esa rutina y espacios”, señala Marcela Sandoval.

Cambios de rutina y educación en casa

No olvide que los niños y niñas también han debido cambiar sus rutinas. Si debe realizar labores escolares en el domicilio, puede presentarlas como gratas y desafiantes. Es importante que comprendan que el aprendizaje no es aburrido, ni que se trata de hacer actividades monótonas y sin sentido. Trabajar desde casa no es sinónimo de reproducir lo que ocurre en un salón de clases.

“No critique frente a ellos los métodos de enseñanza entregados en su lugar de educación. Usted debe acompañar en el desarrollo de actividades escolares sin interferir demasiado, permitiendo que el despliegue la autonomía y percepción de autoeficacia”, recomienda la encargada comunal de Salud Mental.

Recomendaciones

  • Transmitir tranquilidad frente al tema del Covid-19.
  • Aportar datos precisos y adecuados para la edad del niño o niña.
  • Hablar con los niños y niñas para aliviar la ansiedad.
  • Mantener los horarios regulares, respetar la hora de comer y dormir, además de establecer un horario (flexible) que permita tener un día con diversas actividades.
  • Restringir el uso de las pantallas sin supervisión.
  • Cuidar el contenido de las noticias que se ven en línea para no generarles angustia.
  • Promover las actividades en familia como juegos de mesa, cocina, crear diálogos para compartir expresiones y sentimientos del día.